Agapornis fischer



El Agapornis Fischeri es una de las especies más pequeñas, también es conocida como el inseparable Fisher y forma parte de los Psittacidae o Psitácidos. Esta exótica ave se descubrió en el año 1800 por el explorador de origen alemán Gustav Fischer, del cual proviene su nombre.

Este ejemplar de agapornis Fischer lo podrás distinguir de otros Agapornis por su tamaño, ya que posee aproximadamente 1 cm de diferencia con los otros tipos de esta especie. Asimismo, es un ave muy atractiva que se ha convertido en una excelente opción de mascota.

Una gran cualidad de los Fischeri o Fischer es que cuentan con numerosas mutaciones de color. Por otra parte, se adaptan muy bien a las personas y a otros individuos de Fischeri. Por lo general, se apaguen tanto que pueden llegar a morir de tristeza si se quedan solos.

agapornis fischer

Características del Agapornis Fischer

El Agapornis Fischer suele vivir un promedio de 9 a 10 años y se caracteriza por su pequeño tamaño. Estos suelen medir de 14 a 15 cm y pueden llegar a pesar aproximadamente de 44 a 59 g.
Cabe destacar que no podrás notar una gran diferencia entre machos y hembras, ya que no poseen dimorfismo sexual, por lo que es muy difícil distinguirlos.

Tanto las hembras de agapornis fischer como los machos cuentan con un plumaje con la misma coloración. Por lo tanto, la única manera en que puedas diferenciarlos es observando su tamaño, ya que generalmente las hembras llegan a ser un poco más grandes.

En cuanto a sus coloraciones originales le podrás apreciar en la parte anterior del cuerpo resplandeciente de color. De igual manera, predomina el color verde en sus alas, pecho y espalda, por su parte, el cuello posee un color amarillo dorado.

En cuanto a su cabeza de los agapornis fischer se puede apreciar un color naranja que se torna verde oliva en la parte superior. De igual manera, poseen un pico rojo brillante y ojos negros con un círculo blanco que los rodea. Bajando un poco hacia su cola podrás apreciar tonalidades violeta o azules en sus plumas.

agapornis fischer

Por otra parte, una manera en la que podrás diferenciar un Agapornis Fischeri joven de uno adulto es fijándote en la base de sus picos. Por lo general, los jóvenes cuentan con algunas manchas marrones.
Un dato importante, es que estas aves cuentan con diferentes mutaciones que se han dado por el cruce de diferentes especies de Agapornis.

Es por ello que también podrás apreciar Fischeri de colores como el azul, cabeza gris o de color amarilla conocido también como Lutino, entre otros.

Temperamento del Agapornis Fischer

El temperamento del Agapornis Fischeri suele ser bastante dócil y sociable, por lo que si piensas tener uno como mascota debes saber que se apegan bastante a las personas cuando estos son criados desde polluelos.
Asimismo, suelen apegarse a sus parejas de sexo opuesto y en algunos casos cuando son separados o la pareja muere, pueden llegar a morir también por soledad.

Es por eso que se recomienda que siempre se mantenga al Agapornis con otro individuo de la especie.
En lo que respecta su comportamiento, suelen ser algo ruidosos, su canto o sonido es agudo y es una característica que puede incomodar a algunas personas. Aunque puedes acostumbrarte fácilmente.
En la naturaleza estas aves suelen volar en línea recta muy rápidamente. Cuando se tiene en cautiverio sin duda aprovecharán todo el espacio que le des para volar, revolverse y trepar.

Es por ello que es importante que les dispongas de materiales como ramas de sauce que les permita realizar sus actividades. Asimismo, les encanta bañarse y jugar en el agua. Sin importar si lo tienes en el interior o exterior, es fundamental que cuenten con un espacio donde puedan hacerlo diariamente.

Tipo de alimentación del inseparable Fischer

El Fischer es un ave que en su estado salvaje se alimenta principalmente de semillas y frutas. Cuando andan en grandes grupos pueden ser incluso considerados como una plaga, esto debido a que se alimentan de las cosechas de maíz o mijo.

Cuando se tienen en cautiverio, puedes alimentarlo con diferentes semillas como las de girasol, mijo y hierbas. De igual manera, es importante tenerles una dieta a base de frutas como la manzana y zanahorias.
Cuando estén en su etapa de nidificación deberás alimentarlos con una mezcla a base de huevo o suplementos.

Hábitat natural y cautiverio del agapornis Fischer

El Agapornis Fischeri es originario del sur del Lago Victoria ubicado al norte de Tanzania, igualmente habita en la zona centro oriental de África. Puedes apreciarlos en países como Burundi y Ruanda a los cuales han migrado dado los cambios climáticos.

Se estima que en estas zonas la población de Agapornis Fischeri es de 700.000 ejemplares aproximadamente y que son muy pocos los que habitan fuera de las áreas protegidas. Estas hermosas aves anidan principalmente en árboles de acacias y otros en los cuales crean sus colonias. Asimismo, estos se encuentran ubicados en zonas aisladas preferiblemente con llanuras.

En cuanto al cautiverio, tener un Agapornis significa que lo tengas en parejas o grupos pequeños para que no se sientan solos. No obstante, deberán ser adquiridos todos al mismo tiempo para que no exista un rechazo de alguno y evitar peleas.

Por otra parte, una buena pajarera o jaula espaciosa puedes tenerla tanto en el interior como en el exterior de manera que le brindes la suficiente comodidad para que se desenvuelvan.

Reproducción  y cuidados del Agapornis Fischeri

Cuando están en su hábitat natural estas aves suelen anidar en árboles donde colocan entre 4 y 8 huevos que empollan por un periodo de 23 días. Este periodo es estacional por lo que se reproducen principalmente de enero a abril y de junio a julio.

Una vez que eclosionan, se pueden apreciar los polluelos con un plumaje rojo anaranjado, el pico pardo claro y patas color carne. A los 12 días las patas se oscurecen y el pico se torna rojo, asimismo a los 16 días su plumaje se vuelve gris verdoso. En aproximadamente 1 mes ya cuentan con todo su plumaje.

Por otra parte, las hembras de Agapornis Fischeri suelen alimentar a los polluelos durante 38 días. Cuando se crían en cautiverio deberás de colocarles diferentes materiales como tallos de llantén, palitos de sauce, pajillas y otros que permitan la construcción del nido.

Igualmente, es importante que le aportes hierbas tiernas para generar un nivel de humedad óptima para los huevos. Además, tienes que cuidar la temperatura y nivel de humedad, no puede ser un ambiente muy frío ni demasiado húmedo para evitar hongos o cualquier elemento insano.

 

Quizás te interese:

Gracias por leernos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.